NOTICIAS
Lunes, 10 de Enero, 2022
Reglas
Reglas de Golf: Alfred Hitchcock y “Los Pájaros”
Al contrario de la célebre película del la película director de cine británico, en el golf los nombres de los pájaros tienen una connotación idílica

Casi todo el mundo ha visto o al menos ha oído hablar de la película “Los Pájaros” (The Birds), dirigida por Alfred Hitchcock en 1962. Para aquellos que no la hayan visto, recordemos que era un film de suspense y terror.

En ella, se narra el extraño comportamiento de los pájaros, hasta llegar al punto en el que el pueblo de Bodega Bay, un lugar cerca de Santa Rosa, en la costa de California, se envuelve en un caos con explosiones y ataques por parte de las aves de la zona.

Sin embargo, esta mala relación entre los humanos y los pájaros, relatada en la película, no ocurre con el juego del golf y los nombres de los pájaros, sino todo lo contrario.

Todos los que practicamos el golf estamos muy satisfechos cuando nuestro buen juego se cumplimenta con la consecución de un Birdie o un Eagle. Ni que decir tiene lo que nos supondría el conseguir un Albatros o un Condor.

El uso de términos en idioma inglés

Sin duda, si por algo se caracteriza el juego del golf es por la inmensa cantidad de términos que se utilizan, y algunos de los más comunes lo son en idioma inglés y sin que, hasta ahora, hayamos adoptado una traducción directa al español. Ejemplos como:

- Que buen “driver” he dado en este hoyo.

- Que mala suerte he tenido. He vuelto a hacer un triple “bogey”.

- Dudo entre usar el “pitching” o el “sand” para sacar la bola del rough.

- O este “green” está fatal, no hay quien meta un “putt”.

Todas son de uso cotidiano entre nosotros, pero si hay algunos términos en inglés que nos encanta utilizar son los de birdie, eagle, albatros y condor.

Birdie, Eagle, Albatros y Condor

Seguro que ya están pensando que todos son nombres de aves. Pero ¿por qué los usamos?

Curiosamente, estos términos a los que nos referiremos no se originaron en ningún campo de Escocia, ni de Inglaterra, ni tan siquiera en ningún país de Europa, sino que tuvieron su origen en los Estados Unidos de América sobre finales del siglo XIX.

El término “birdie” significa anotar uno bajo par (−1) y fue acuñado en 1899, en Atlantic City, en el Country Club en Northfield, New Jersey. La historia nos cuenta que, en un día de juego de ese año de 1899, tres golfistas, George Crump (quien más tarde construyó Pine Valley), William Poultney Smith (miembro fundador de Pine Valley) y su hermano Ab Smith, estaban jugando juntos cuando Crump realizó su segundo golpe, que impactó a un pájaro en pleno vuelo, de manera que la bola fue a parar a escasos centímetros del hoyo.

Éste hecho hizo que los compañeros de partida comenzaron a exclamar que ese resultado de tres golpes en un par cuatro se debió a un “birdie” (pajarito). En poco tiempo, todos los miembros del club comenzaron a utilizar el término y, rápidamente, la expresión se extendió y fue usada por todos los golfistas estadounidenses.

Una vez que se estandarizó el término de “birdie” para el resultado de uno bajo par (-1), se continuó con la relación de mejores resultados, asignándole nombres de pájaros de un mayor tamaño. De ahí que a un resultado de -2 se le denomine “eagle” (águila), un resultado de -3 sería un “albatros” (albatros) y, finalmente, para un casi imposible de -4 tendríamos la palabra “condor” (condor).

Curiosidades sobre el cóndor en los Andes y en el golf

El cóndor de los Andes es una especie de ave que habita en América del Sur, es de gran tamaño y su envergadura supera a la de un hombre. Como hemos comentado anteriormente, en golf un cóndor es finalizar un hoyo en cuatro golpes menos de su par. Por tanto, sólo se puede realizar en hoyos que sean par 5 o par 6 (pocos, pero algún par seis hay por el mundo).

El primero ocurrió en 1962, hace ya 59 años, en el Hope Country Club de Arkansas, Estados Unidos. Un jugador llamado Larry Bruce logró el hoyo en uno en un hoyo par 4 con dogleg.

Cuentan los diarios que, en su primer golpe, Bruce mandó su bola por encima de unos árboles para evitar justamente tener que realizar el recorrido completo con la curva del diseño natural del hoyo (unos 439 metros) y así poder llegar directamente al green. Y golpeó la bola con tanta fuerza y con tan buena suerte, por qué no decirlo, que ésta terminó entrando en el hoyo.

Una estrategia similar llevó a Shaun Lynch a conseguir el segundo "cóndor" de la historia en 1995. Fue en el Teign Valley Golf Club de Christow, Inglaterra, en un hoyo también con dogleg de 453,5 metros.

Lynch golpeó la bola con un hierro 3 por encima de unos arbustos de 7 metros de alto para salvar la curva que hacía el diseño del hoyo hacia la izquierda. Su bola aterrizó en una pendiente descendente y fue rodando derecha hasta el asta de la bandera, embocando finalmente la bola. Por este motivo se colocó una placa que recuerda la proeza de Shaun.

Seguro que no has hecho nunca un cóndor o un albatros, ¿pero has hecho alguna vez un eagle? Yo tampoco, pero mejor empecemos por los pájaros de menor tamaño, es decir por un buen “birdie”. Los otros pájaros de mayor tamaño vendrán sin duda con el tiempo y, por supuesto, con la práctica. O al menos eso espero yo.

Por Vicente Juan Olmos Blázquez

Juez-Árbitro Nacional

NOTICIAS RELACIONADAS
ENLACES RELACIONADOS